La vitrocerámica es un elemento fundamental en la cocina, este sistema de cocción está presente en la mayoría de hogares españoles, han conseguido sustituir a los tradicionales fogones y convertirse en un imprescindible. Su facilidad de uso, su seguridad y su rápida y fácil limpieza han sido la clave del éxito y la mayoría de los habitantes prefieren comprar vitrocerámicas baratas a los clásicos fuegos de butano.

Las vitrocerámicas se caracterizan por tener un vidrio entre la fuente de calor y el utensilio que deseamos calentar. Esta innovación facilita la limpieza, ya que no hace falta desmontar ninguna pieza como en los antiguos fogones, pero al contar con una pieza de vidrio debemos asegurarnos realizar una limpieza correcta, ya que este se puede arañar o dañar.

Limpiar correctamente la vitrocerámica es fundamental para poder alargar la vida de nuestra placa. Debemos evitar limpiarla de cualquier manera o forma ya que esto puede dañar su estética y funcionamiento. Además, si no realizamos una correcta limpieza esta perderá su brillo, volviéndose mate y con aspecto de ser una vitrocerámica antigua.

 como limpiar la vitroceramica

Instrucciones para una correcta limpieza de la vitrocerámica

Olvídate de utilizar los mismos productos y utensilios que con los antiguos fogones, ya que las vitrocerámicas necesitan productos especiales para asegurar la mejor limpieza. ¿No sabes cómo limpiar la vitrocerámica? Pues sigue leyendo en este post reunimos todos los trucos y consejos para limpiar tu vitrocerámica correctamente para que siempre mantenga un aspecto inmejorable, como nueva. Consiguiendo también, alargar la vida funcional de esta.

 

Utensilios básicos para una correcta limpieza

Antes de entrar en materia y explicar cómo debemos limpiar la vitrocerámica tenemos que conocer cuáles son los utensilios indicados. Atrás quedan los estropajos o nanas de níquel ya que estropean y rayan el vidrio de la vitro. Sustituye estos utensilios por esponjas suaves, bayetas o paños y un rascador de limpieza. Importante, solo utilizar utensilios suaves para evitar arañar la superficie.

 

Limpieza en profundidad

Utiliza productos específicos, suelen ser una pasta densa que debemos extender por toda la superficie de la placa vitrocerámica, se deja actuar unos minutos y luego se retira con la ayuda de la esponja y el rascador. En el mercado cada vez hay más variedad, los hay de marcas conocidas y anunciadas, pero también, podrás ahorrarte un pellizco si eliges los de marca blanca que podrás adquirir en cualquier supermercado.

utensilios para limpiar la vitro

¿Te quedaste sin tu limpia vitrocerámicas? Si tienes que limpiar la placa, pero te quedaste sin producto hay varios trucos que te pueden ser de utilidad. Eso sí nunca debemos utilizar productos abrasivos como quitamanchas, desengrasantes o limpiahornos, esto afectará muy negativamente al aspecto de nuestra placa vitrocerámica.

Trucos caseros

El bicarbonato y el vinagre son una solución natural y eficaz de limpieza, estos dos productos juntos crean un potente desengrasante, ¿cómo prepararlo? Mezcla ambos hasta crear una pasta, extiendela por la placa, espera unos minutos y retira el producto. El procedimiento es el mismo que con los productos específicos.

El limón, el gran aliado contra las manchas más persistentes, vierte unas gotas de zumo de limón sobre la mancha que se resiste, déjala actuar unos minutos y luego utiliza el rascador, verás que la mancha se elimina con facilidad.


exprimir limon para limpiar la vitro


Un truco sorprendente e inesperado es el hielo, el secreto está en que enfría la mancha, la endurece y al pasar el rascador salta con facilidad. Para ello aplica frío con un cubito sobre la mancha durante unos minutos, el hielo hará el resto para facilitarte la limpieza.

Vinagre y agua para un brillo espectacular, esta mezcla te ayudará a que el brillo de tu placa perdure por más tiempo.


 vinagre y agua para limpiar la vitro

Consejos básicos e imprescindibles

La regla de oro, nunca utilices ningún producto de limpieza, específico o casero si la placa está encendida o aún caliente. Si aún está caliente y deseas limpiarlo hazlo siempre solo con agua.

Cuidado con el rascador cuenta con una cuchilla, por lo que debemos tener cuidado cuando lo usemos para no rayar la superficie de la vitrocerámica.

Secar bien la superficie, una vez hemos finalizado con la limpieza de la placa es imprescindible secar con un paño limpio o papel de cocina absorbente la vitrocerámica.

como frotar la vitro para limpiarla

Utiliza guantes siempre, sobre todo cuando utilizamos productos químicos es imprescindible proteger nuestras manos con guantes de goma. Si no tienes costumbre al principio te resultará raro, pero a la larga te alegrarás. Puedes empezar utilizando los guantes de látex que se adaptan mucho mejor a nuestros movimientos.

No utilices sartenes, cacerolas u otros utensilios que estén dañados o manchados ya que puede perjudicar el aspecto de la placa, ensuciarla o incluso rayarla.

Actuar rápido, cuando se trata de algunos productos de cocina o materiales como plástico o azúcar debemos actuar rápidamente de lo contrario cuando se enfríen será prácticamente imposible retirarlo de la superficie. Cubre la mancha con jabón y agua espera que se enfríe y retira con cuidado que quema.

No ensuciar, sin duda el mejor truco es estar pendiente y ensuciar lo menos posible.

Sigue nuestros consejos y trucos para prolongar la vida de tu vitrocerámica.

No olvides compartir si te han parecido útiles nuestros trucos para la limpieza de la vitrocerámica y si te animas y pruebas alguno de ellos o ya los has probado coméntanos tu experiencia. Desde Stopcrazy queremos ofrecerte la mejor experiencia con tu placa vitrocerámica, saber cómo limpiarla es fundamental para mantener la vitrocerámica en plena forma y como nueva.

Por último un vídeo para que veáis a efectos visuales cómo limpiar la vitrocerámica de manera correcta: